LA CIENCIA DA SENTIDO A LA MÚSICA 

“Desde que Pitágoras descubrió la escala musical, hace 26 siglos, la música es física y la física es música”

Dr. Julián Felix

La música inspiró de cierto modo lo que se consideró el primer experimento físico de Pitágoras: el armónico. La Física da respuesta y estudia las características de las perturbaciones que generan los sonidos, y la forma en la que se distribuyen en el espacio-tiempo para producir la música.

Pitágoras, detalle de La escuela de Atenas, de Rafael Sanzio.

La armonía es el resultado de una serie de variacionesacomodadas en una frecuencia de emisión, vemos entonces como los conceptos musicales son conceptos físicos y viceversa.

La filosofía practicada por los pitagóricos, en lo referente a la música, nos lleva a considerar, como también lo hicieron ellos, que la música es una cuestión de proporciones ya que su belleza reside en los números que son la base para constituir los intervalos, distancia que separa una nota de otra en una escala musical. Ese pensamiento coincide con el que tuvieron más tarde los filósofos árabes. Con los pitagóricos nació, por tanto, la escala musical y con ella dieron respuesta a los criterios tanto numéricos como estéticos de la música. Era la consecuencia, primero de asociar la realidad de un fenómeno físico, el sonido, con los conceptos matemáticos de las frecuencias de las vibraciones, y después de relacionar entre sí las diferentes frecuencias.

Hemos hablado de la escala musical pitagórica. Ampliemos el concepto. Para esa escala, aquellos sonidos que diferían en un número entero de octavas, formaban una nota. Teniendo en cuenta esto, con sólo los enteros 1 y 2, no podía obtenerse más que una octava, lo que daba lugar a una escala musical minimalista ya que los únicos sonidos que podrían obtenerse corresponderían a longitudes de la forma (1/2)n, con n entero. Ello conduciría a una sucesión monótona de octavas y solo octavas.

Utilizando el 3, es decir, introduciendo la quinta, ya era posible obtener un sonido situado entre el sonido base (toda la cuerda) y su octava siguiente superior, es decir, se obtiene una nueva nota. Dividiendo la octava con la ayuda de un pequeño número de sonidos intermedios se consigue una escala musical. Eso es lo que hicieron los pitagóricos.

Pitágoras se había percatado de que al dividir la cuerda en tres partes, se obtenía un sonido- (la quinta) que se acoplaba bien (resultaba armonioso) con el sonido fundamental y que con una sucesión de quintas obtenía una docena de intervalos o sonidos con retorno al fundamental. La correspondencia de tono, cuarta, quinta y octava con los nombres de las notas musicales tal como las conocemos actualmente es, respectivamente, do, fa, sol y do, naciendo la escala es la escala pitagórica diatónica.

En conclusión la música fue considerada una ciencia desde el siglo VI a.C., cuando Pitágoras, que inicia la investigación del fundamento matemático de las relaciones entre los sonidos. Siendo el número el fundamento de la música así como de todos los fenómenos físicos, esto daba a la música categoría a la vez científica y metafísica.

“El entrenamiento musical es un instrumento más potente que cualquier otro porque el ritmo y la armonía encuentran su camino en lo más profundo del alma” 

Platón (427-347 A.C.)

Haridian Rodríguez

Física y cantante.

Escuela Gospel de Canarias